Pequeñas felicidades en la vida: aprendiendo a no desear en exceso lo que no tenemos

Hoy quiero recordaros la relevancia de valorar lo que tenemos, en dos vertientes fundamentales: valorar los momentos debido al paso del tiempo y valorar todo tipo de cuestiones materiales que hacen posible tengamos una mayor felicidad en la vida, aportando riquezas de diversa índole.

Es necesario que tengamos presente un hecho y es el siguiente: aunque no lo creamos disponemos de cosas muy valiosas, que en ocasiones, no somos del todo conscientes en cuanto al valor de éstas.

Por ello debemos de saber aprovechar cada momento como si éste, fuese el último en nuestras vidas,  valorando todo lo que tenemos como por ejemplo: una familia maravillosa, unos amigos que siempre están  para apoyarnos cuando los necesitamos, el trabajo gracias la cual podemos pagar las facturas diariamente, la ausencia de enfermedades o entre otros, los distintos animales de compañía que pueden hacernos una vida mucho más placentera.

...si quieres ser más feliz...
...comienza por valorar lo que tienes y no desear en exceso lo que no tienes...

Ejemplos:
Esa mascota, sea la que fuere, que nos alegra los días en los que nos levantamos un tanto pesimistas, ese amigo que siempre nos llama para interesarse por cómo nos encontramos, casualmente en el momento justo en el que atravesamos una crisis del tipo que fuese, un gesto de una persona a la que queremos y con ese gesto, consigue sacarnos una sonrisa en el momento que lo necesitamos.

Existe un gran número de situaciones y circunstancias diversas que diariamente nos ocurren y no nos paramos a pensar el valor que tienen, es necesario valorar todo este tipo de cuestiones porque nuestra felicidad, depende en una pequeña parte de las mismas.

También, debemos de tener en cuenta que cuando se nos cierre una puerta, tengamos un tropiezo, nos equivoquemos o las cosas no salgan como queramos, pudiendo ocurrir que lo veamos todo un poco más nublo de lo normal o incluso de lo razonable, nos aguarda un futuro mejor, un algo mejor, porque si trabajamos y nos esforzamos por ser mejores cada día, la vida nos recompensará, más pronto que tarde, con una serie de alegrías en sus diferentes formas.


...valorando lo que tenemos...
...solo hacemos de nuestro sueño,
un estilo de vida,
un camino hacia la felicidad;
valora lo que tienes
sin desear excesivamente lo que no tienes...


Entre ellas, en primer lugar con un equilibrio en cuanto a nuestra autoestima porque estaremos más felices con nuestras propias acciones y eso es algo muy importante, sentirnos felices con nosotros mismos, con nuestros comportamientos y actos. 

En segundo lugar, porque conseguiremos poco a poco, aquello que nos proponemos por complejo que sea, no existen límites para la persona que está preparada, que tiene un objetivo claro en la vida como es el ser más feliz diariamente y que además tiene un plan para alcanzarlo dicho objetivo.

Solamente tenemos que tener en cuenta una cosa que es absolutamente imprescindible: querer es poder. Si hace años se llegó a la luna , ¿no vamos a poder nosotros ser más felices mañana?. Por supuesto que sí, si queremos, podemos serlo.

Además, intenta por encima de todo, evitar las comparaciones y no porque sean odiosas que también lo son.

Más bien, no compares lo que tienes o dejas de tener con respecto a la vida de otras personas, cada uno es él y sus circunstancias, nadie es mejor que nadie, solamente distintos. Comienza por vivir tu vida, siendo feliz con lo que tienes y no deseando en exceso lo que no tienes, esto último no te haría ningún bien en ninguno de los casos, es así de simple, en ningún caso.

Puede parecer sencillo pero no lo es, es bueno tener ambiciones, yo no te voy a decir lo contrario, pero que dichas ambiciones no sean excesivas porque un exceso de ambición podría resultar contraproducente para la persona.

2 Responses to "Pequeñas felicidades en la vida: aprendiendo a no desear en exceso lo que no tenemos"

  1. Las comparaciones hacen mucho daño, hay que aprender a valorar lo que se tiene y saber que es suficiente, si no fuera luchar por lo suficiente, pero solo lo necesario, hay cosas que no son negociables, como la dignidad y la autoestima.
    Un saludo con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara, mucho gusto saber que todo sigue bien :)

      Sabias palabras, ya sabes lo que dijo W. Smith "si no estás conmigo durante mi lucha, no esperes estar en mis triunfos".

      La lucha es siempre obligatoria, al igual que tener dignidad y autoestima con uno mismo.

      Un abrazo,
      Francisco M.

      Eliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.