Pequeñas felicidades en la vida: cuidado con los sentimientos

La felicidad en la vida es sentirnos bien con nosotros mismos, nuestra situación, acciones y en general, cualquier cosa que se te ocurra, el entorno y como no, la capacidad que tengamos para sentir determinadas emociones como por ejemplo: alegría o tristeza.

En esta ocasión, me gustaría hablaros sobre los sentimientos en su perspectiva del autocontrol. Y ya que cada uno establezca sus conclusiones según el caso.

Ciertamente, el entorno puede ante determinadas circunstancias ser participe de nuestra felicidad en la vida, pero en ningún caso debería de condicionarla.

...ser más o menos feliz...
...depende exclusivamente de nosotros, 
no hagas daño a los demás, 
podrías realmente provocar mucho sufrimiento siendo egoísta...

Hay ocasiones en las que podemos por ejemplo, necesitar un abrazo, de la chica por la que tenemos un mayor cariño con respecto a las demás, y así puede llegar a ocurrir.

Soy consciente de como se siente uno, pero debemos diferenciar nuestra felicidad, la que depende de nosotros mismos, de todo lo demás, para no sufrir sin motivo alguno, sin necesidad y siendo con el paso del tiempo, más felices en nuestras vidas.

Es decir, debemos de tener muy en cuenta dos aspectos fundamentales:
a) No ser egoístas.
b) Ser siempre, respetuosos con los demás, también con esa persona que despierta en nosotros, mariposas.

Hay ocasiones en las que podemos llegar a creer, que nuestra felicidad depende en buena parte de otra persona.  

Esto es un error realmente grave, porque no hay mejor manera de tener ese aprecio del que te hablo a otra persona, que no siendo egoístas y siendo en su lugar, respetuosos con dicha persona, comprensivos con sus circunstancias y permanecer ahí, para por ejemplo, darle ánimos ante cualquier situación que se te ocurra.

...impide que tus sentimientos...
...te hagan ser egoísta o perder el respeto con los demás...

En mi caso, me defino como un hombre que es feliz con lo que hace, la vida que tiene, sus circunstancias y sabe aprovechar lo bueno del momento, sin importar, si dura más o menos.

Realmente, esto lo pueden hacer todos ustedes, pueden por ejemplo, salir a tomar algo con una chica realmente encantadora y mañana, no sentirse mal ni nada parecido, si tiene que destinar ese tiempo que ayer, pudo dedicarte, y ahora, lo necesita para otras actividades.

Aquí, es donde aparece el no ser egoístas y la lógica del respeto. Debemos contar con la suficiente capacidad para realizar nuestro trayecto, avances, mejorías, progresos, es decir, seguir avanzando como personas sin quedarnos estancados, no dejar a un lado las cosas que verdaderamente nos importan más que otras, pero sin entrar en egoísmos ni faltas de respeto.

Verdaderamente, soy de los que pienso que una mala palabra o una acción fuera de lugar y situación, puede provocar mucho daño a una tercera persona, por eso, sería interesante no olvidar que la palabra y nuestros actos, son armas de destrucción muy poderosas, pudiendo llegar incluso a ser sencillamente, algo terrible.

Como digo, la mejor manera que existe de expresar algo, es no decirlo, aunque suene un tanto contradictorio, así es.

No digas por ejemplo, te quiero a alguien, si realmente no lo sientes aunque sea para obtener un beneficio del tipo que fuese, podrías llegar a herir a ese alguien de forma realmente muy grave.

Recuerda e intenta no olvidar, que cuando creas te encuentras en la oscuridad, siempre existirá esa persona, capaz de ayudarte, sin pedirte nada a cambio y esa persona, que esté contigo sin condiciones, con el máximo respeto y contribuya a tus momentos más felices, esa es la persona que al menos yo, en mi caso particular, quiero en mi vida.

4 Responses to "Pequeñas felicidades en la vida: cuidado con los sentimientos"

  1. Te felicito por ser feliz, nunca dejes de serlo, por ninguna circunstancia. Quien aprende a no tener apegos encuentra la llave maestra para mantenerse en la felicidad y creo que por allí andas ya tú. No es nada fácil, pero si es posible.

    Te dejo un beso muy dulce para tu felicidad y para ti, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara, en realidad, la felicidad depende de nosotros mismos, es una actitud.

      Las llaves, como bien dices, están al alcance de todos, solamente se requiere, esfuerzo, valentía y en general: querer.

      Otro abrazo para ti,
      Francisco M.

      Eliminar
  2. totalmente cierto...me sumo a la mayoria de estos consejos....

    encantada de leerte...

    Un abrazo...¡¡¡

    Déjame que te cuente
    www.dejamequetecuente.net

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.