Felicidad en pareja: no a la dependencia

Hace unos días os preguntaba, ¿se puede ser más feliz, si se cuenta con una pareja, compartiendo nuestra felicidad entre las partes?.

Algunas ideas previas:
1. No caigas en la dependencia en cuanto a tus emociones con respecto a los demás, tampoco con respecto a una pareja.
2. Tu felicidad depende exclusivamente de ti mismo.
3. Mereces ser feliz y depende de tu actitud, comportamiento y manera de afrontar tu diario.

La anterior pregunta, debo reconocer que era muy complicada de responder. Fuera cual fuese la respuesta de cada uno de vosotros, os quiero recordar la importancia de permanecer felices con cada una de nuestras personas, es decir, nuestra felicidad en la vida, depende de nosotros mismos, porque la llevamos por dentro, al ser algo interior, innato a la persona.

Recuerda también que nada ni nadie puede dañarte, salvo claro, que tú se lo permitas. 

...tener o no una pareja no lo es todo en la vida...
...permanecer felices y en una buena armonía con nosotros mismos,
 si es muy necesario para que podamos ser realmente aceptados,
 valorados y queridos por otras personas...

Por consiguiente, en caso de contar con una pareja, esta felicidad en la vida, que ya la tenemos de por sí en nosotros mismos incorporada o si lo prefieres como digo, en nuestro interior, seria meramente una felicidad compartida entre las partes. No serías más feliz contigo porque ya lo eres y estás feliz, sería un complemento más añadido a tu felicidad, a esa que ya alcanzaste.

Este concepto es muy importante, porque lamentablemente las relaciones no son para siempre, algunas de ellas terminan, si lo entiendes y lo interiorizas, te ahorrarás sufrimiento en un hipotético caso que podría suceder.

Esto tiene que ver que con el concepto de la gestión de necesidades, ¿lo recuerdas?.

En caso negativo, lo recordaré de forma muy breve.

Viene a decir que de una u otra forma el hombre es generador de necesidades, estas necesidades las creamos porque queremos, cuando en realidad, no necesitaríamos tantas de ellas para ser felices.

Para que me entiendas, no se trata de lo que tenemos, por ejemplo:
a) Un gran coche.
b) Una casa más grande.
c) Una piscina con jacuzzi.
d) Pista para jugar al tenis.
e) Los fines de semana libres para irnos de excursión al campo.
f) Un apartamento en algún sitio lujoso de nuestra playa favorita.
g) Un avión privado.

No me refiero a lo que tenemos por tratarse de algo secundario, es lo que hacemos con aquello que tenemos y la manera en la que afrontamos nuestras vidas.

Sucede lo mismo en cuanto a las parejas, la felicidad en nuestra vida, tanto en la tuya como en la mía depende de nuestra actitud en cuanto a lo cotidiano.

Por eso mi consejo de hoy, es que tengas mucho cuidado y no caigas en la dependencia emocional, con respecto a la otra parte. Tu felicidad se encuentra dentro de ti, pase lo que pase.

0 Response to "Felicidad en pareja: no a la dependencia"

Publicar un comentario

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.