Felicidad en la vida: distancia, proximidad, dependencia

Hace un par de días, propuse responder a una pregunta que aparentemente es sencilla, sin embargo, una vez profundizas en la misma te das cuenta que verdaderamente no es así.

En caso que no visitases el blog en ese momento, te pongo en situación.

...si queremos de verdad...
...si amas de verdad, no hay imposibles...

Situación.
Juan y María, llevan 7 años juntos. Por las diferentes circunstancias a María, le ofrecen un puesto de trabajo de mayor responsabilidad y mejor pagado en una ciudad lejana, con lo cual, decide optar por su futuro laboral y marcharse.

Juan no se lo toma para nada bien y se enfada mucho. Es un tipo egoísta, que verdaderamente no la quiere. Y digo que no la quiere porque cuando quieres a una persona, cuando la amas de verdad con todas tus fuerzas, buscas lo mejor para esa persona.

Si es contigo, pues mejor, porque encima eso que ganas. En caso que no lo fuese, no deberías molestarte, porque insisto, quieres lo mejor para esa persona.

Te invito a en caso que no lo compartas, reflexionar sobre ello también. Porque el amor, no puede ser entendido desde un punto de vista estrictamente de ser egoístas, de querer algo para nosotros y nada más que para nosotros.

La felicidad en la vida, si es compartida pues mejor, pero en caso que no lo fuese, no pasa nada porque ya somos felices con nosotros mismos. Nuestros actos, recuerda, que lo dicen todo de nosotros.

Y ahora, imaginad que una situación similar sucede en vuestras vidas.

¿Cómo te comportarías tú?. ¿Con egoísmo también?.

Recuerda, lo que no quieras para tu persona, no lo desees para los demás. Y esto es aplicable en todos los sentidos de la vida, para ser más felices, para tener una mayor felicidad en tu vida, no seas egoísta.

La vida, tu vida, y de forma general tu entorno, estarán mejor contigo.

5 Responses to "Felicidad en la vida: distancia, proximidad, dependencia"

  1. Me ha encantado esta entrada, y tienes toda la razón, esa actitud solo puede venir de una persona egoísta que de verdad no quiere a su compañera.
    Yo, si de verdad quiero estar al lado de esa persona, la acompañaría a dónde hiciese falta ^^
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gaia, lo primero muchas gracias, me alegro que te haya gustado.

      Si, es posible, pero recuerda que no es facil tomar decisiones y mas de este calibre.

      Aunque si, hay que intentar en la medida de lo posible, ser valientes.

      Muchas gracias por la visita y el comentario :=)

      Un abrazo,
      Francisco M.

      Eliminar
  2. Hola Francisco!!
    Bueno que tema tan dificil... realmente habria que analizar las demas circunstancias, en que fase esta la pareja, el tema de las infidelidades, las inseguridades de uno mismo... y las prioridades de cada uno, hay que verse en la situacion para opinar, asi solo es hablar por hablar yo creo que si me viera en el caso lo llevaria mal sin mostrarselo a mi pareja, si fuera yo la que tubiera que irme apuesto un 90% que no me iria, depende de muchos factores...
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariky, diste en la clave, analizar el eje de prioridades, porque para uno puede ser algo importante y para la otra persona, ser X cosa importante.

      Todo depende de la forma de mirar, evaluar y los objetivos que se tengan en la vida.

      Los hay que anteponen el amor por encima de otras cosas y tambien, los hay que anteponen por ejemplo, el futuro laboral, el trabajo.

      Eso como bien dices, es en funcion de muchos factores.

      Gracias por la reflexion, me ha gustado.

      Un abrazo,
      Francisco M.

      Eliminar
  3. Es una decisión muy difícil.Depende de las circunstancias en las que nos encontremos.
    Sería muy egoista de mi parte pedirle que renuncie a su puesto de trabajo por mi.Intentaría dejarle tomar la mejor decisión posible.Me sentiría culpable si le dijera que renunciase a un puesto de trabajo mejor solo por mi.

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.