El buen escultor

Hoy me gustaría compartir con todos vosotros una pequeña reflexión que proviene de una historieta que escribí hace mucho tiempo. Se trataba de un cuento o algo parecido y su título no era otro que el buen escultor.

Como sabéis el camino hacia la felicidad en la vida puede ser más o menos dificultoso en función de nuestra actitud frente a la propia vida y las circunstancias. No obstante debe imperar por encima de todo la lógica del respeto, cuando se pierde el respeto adiós a todo.

Dicho esto en las relaciones humanas y más concretamente en las relaciones hombre, mujer existen bajo mi punto de vista tres tipos de escultores.

El primero de ellos es el que se salta por completo toda la lógica del respeto o de las buenas formas, aprovechando diversos tipos de artimañas para satisfacer sus necesidades o demandas. Sin importar en ninguno de los casos que pudieran tener lugar, los sentimientos de la mujer.

El segundo de ellos, se trataría de aquel escultor que se encuentra en un punto también extremo aunque no tan radical, es el que siente simplemente deseo y una vez satisfecho su deseo, abandona a la mujer. También sin importar lo más mínimo sus sentimientos pero sin ser tan perjudicial como el primero de los casos.

Lo ideal es siempre el punto intermedio y aquí se encontraría el buen escultor. El buen escultor disfruta de la vida desde la lógica del respeto y sin resultar perjudicial.

Digo esto, porque en la sociedad de nuestros días parece que viven entre nosotros mentalidades ancladas en el pasado y eso no es bueno.

Recuerda que gracias a una mujer, tanto tú como yo mismo estamos vivos. Es de bien nacidos ser agradecidos, si no quieres algo para tu persona no lo quieras para los demás.

6 Responses to "El buen escultor"

  1. Estoy de acuerdo con lo de estar en el punto medio! besos

    ResponderEliminar
  2. Creo que uno de los grandes valores que se hechan en falta hoy en día es el agradecimiento, a partir de ahí puede pasar cualquier cosa. Muy buena tu entrada.Besos.

    ResponderEliminar
  3. sin respeto no somos nada, aunque nos creamos un todo

    ResponderEliminar
  4. Respeto ante todo, yo conozco muy bien el tipo de escultor primero que mencionas, lo tuve muy cerca durante mis primeros 18 años, viendo todo lo que describes dsd muy cerca, alomejor gracias a eso, valoro tanto el respeto a TODOS.
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  5. Tu reflexion es de ser una persona logiva, ni homre ni mujer, somos ante todo personas, y como ien dices, lo que no quieras para ti no se lo des a nadie. un abrazo

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.