miércoles, 13 de marzo de 2013

El poder de la palabra

El poder de la palabra es una de esas herramientas que se encuentran a nuestro servicio y también por lo tanto, al de nuestra felicidad en la vida.
Sin embargo, deberíamos de tener especial cuidado con algunas palabras ya que sus resultados pueden ser realmente muy perjudiciales con respecto al resto de personas que nos rodean.

Existen a grandes rasgos dos tipos de palabras, las que tienen una finalidad positiva y las que tienen el extremo opuesto. No te olvides de la importancia de las primeras de éstas.

Personalmente, soy de los que pienso que hacer el bien no cuesta tanto y sus beneficios para nosotros mismos de forma indirecta son muy grandes. ¿Por qué no hacerlo?

Por otro lado, hay personas e incluso es posible que  conozcas alguna que utilizan el poder de la palabra para hacer lo contrario, el mal, daño o sencillamente provocar sufrimiento al resto de personas. ¿Te has encontrado a lo largo de tu vida personas así?

Mi consejo de hoy es muy sencillo. Si eres una de esas personas como yo mismo, que considera el poder de la palabra en su vertiente positiva, no cambies eso.

Ten en cuenta que a modo de ejemplo para que me entiendas, aquellas personas que te hoy te critican lo hacen porque eres importante para ellas bien por envidia u otras cuestiones.

Uno de los casos más clásicos en cuanto a este tema se da en las relaciones amorosas. Cuando una relación termina, hay personas que tienden a hacer daño o provocar sufrimiento a la otra parte. Incluso teniendo en cuenta esta circunstancia no olvides que un hombre de verdad, un caballero jamás hablaría mal de la chica que un día le hizo feliz.

El poder de la palabra es muy amplio y sus beneficios pueden ser ciertamente positivos, salvo que nosotros mismos decidamos lo contrario. Te invito a cuidar más tu lenguaje, ya que hay palabras que pueden hacer realmente mucho daño a las personas que nos rodean aunque no nos demos cuenta, sucede.

10 comentarios:

  1. Sabia que eso podia pasar, pero apartir de ahora yo por mi parte, intentare estar mas pendiente de eso, es un daño que podemos evitar. Quizas si lo haya hecho en algun momento y te aseguro que no con intencion de dañar, ni faltar el respeto. Tendre mas cuidado.
    Si me he cruzado con personas q lo hacen, la semana pasada sin ir mas lejos me dijeron algo que me hizo mal, pero esa persona es importante, lo ha hecho varias veces, pero no quiero cortar lazos con ella, es como una segunda madre, pero entre tu y yo, una madre no hace eso.
    He podido comprobar lo caballero que eres con todas las letras, una vez mas ¡¡CHAPÓ!!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  2. Mi querido amigo, en primer lugar quiero decirte que lamento mucho no tener tiempo para poder visitarte tan a menudo como me gustaría y dejarte mis comentarios como solía hacer pero bueno, pronto llegará el verano y con él más tiempo libre para pasarme por aquí.
    Sobre tu entrada, te diré que estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Como se suele decir "hay palabras que matan"
    y como digo yo, para qué pronunciarlas y hacer daño, no será mejor causar felicidad en vez de sufrimiento.
    Un gran beso

    ResponderEliminar
  3. La palabra siempre tiene un gran poder y valor. Tenemos que saber cómo usarla sabiamente, no hacer daño a nadie, sino para traer tanto amor. Es 's muy fácil de hacer el bien, tenemos todo lo necesario para hacer la diferencia! :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Francisco.
    El poder de la palabra y el poder de las letras, ya que leyendo tus Posts llenos de positividad, nos la contagias.
    Ultimamente tengo muy poco tiempo, pero es un placer pasar por tu blog.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  5. La palabra es TAN poderosa como la misma mente. Puede hacer cosas impresionantes!
    Muy buen post!

    ResponderEliminar
  6. Con las palabras se arreglan muchas cosas! besos

    ResponderEliminar
  7. Cierto! Qué poderosa es la palabra. Tanto para la vertiente positiva como para la negativa.

    Parecen soplos al aire sin importancia pero de ellas va a depender mucho o casi todo lo que pase en nuestra vida.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Guau... cuanta razón.
    Me encanta.
    Besos(:

    ResponderEliminar
  9. Es ilimitado el poder de la palabra. De ella puede depender la felicidad o la desgracia, el amor o el odio, la paz o la guerra. Nuestra mente es mas rápida que la palabra, por ello hemos de controlar lo que decimos antes de salgan de nuestras bocas palabras negativas de las que nos arrepentiremos por siempre.

    ResponderEliminar
  10. Lo de las palabras es curioso...a veces pueden tener muy poca peso, por eso aquello de "las palabras se las lleva el viento" y en otras ocasiones tienen un poder enorme sobre nuestra conducta y la de los demás. Yo creo que a la gente se la conoce bastante por las cosas que dice y por cómo las dice, por eso me entreno bastante en usar términos que vayan con mi persona y que transmitan a los demás justo lo que quiero, que casi siempre va de la mano de la positividad y las ganas de vivir.

    Me encanta tu blog... Gracias por compartir tus ideas! ;)

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por un administrador.

Política de los comentarios:

Por favor intenta que tus comentarios se encuentren relacionados con la entrada en la que te encuentres y no incluyas enlaces de ningún tipo en el comentario. Trata de ser respetuoso con los lectores y demás usuarios, cualquier comentario que incluya promociones, sean de carácter ofensivo o no tenga que ver con el tema tratado no será publicado.

COMPARTE TUS OPINIONES: