Cuidado con la avaricia

Cuidado con la avaricia pretende recordarte que no es más feliz la persona que más cosas tiene sino aquella que mejor disfruta de todo lo que tiene. En la sociedad de nuestro tiempo, son incontables las personas que tienen este defecto que aunque es ciertamente mejorable, puede resultar realmente peligroso y negativo.

Como decía un profesor que tuve hace ya algunos años, todo es cuestión de principios, educación e ideales de cada uno, todos ellos respetables pero ten mucho cuidado con la avaricia porque puede incidir de manera muy negativa en tu felicidad.

Me explico, los hay que no son ni serán felices en mucho tiempo porque a pesar de tener prácticamente de todo, incluso más de lo que verdaderamente necesitan no lo disfrutan o no son conscientes del valor de las cosas que tienen.

Personalmente me considero una persona poco avariciosa, tengo lo que tengo y lo disfruto a mi manera, como muchos de vosotros. Aunque he de decir que hay comportamientos humanos como por ejemplo, lastimar, pisar o pasar por encima de alguien al precio que fuera, que no entiendo.

Sí, la vida tiene situaciones, contextos y reacciones humanas tan incomprensibles como queramos, pero ni tú, ni yo, pero tampoco nadie que quiera ser realmente feliz en su vida debería olvidar la importancia que tiene dedicar la necesaria atención para el cuidado con la avaricia. Esto se debe a dos cuestiones que resultan fundamentales, que son estas:

1) La persona feliz es aquella que puede dormir cada noche con la conciencia bien tranquila. Por consiguiente si adoptas actitudes y/o comportamientos poco éticos, discutibles o incluso perjudiciales frente a otras personas, te estarás dañando a ti mismo. A menos claro que te importe todo ocho cuartos.

2) Una de las reglas fundamentales que constantemente repito no es otra que, aquello que no quieras para ti, no lo quieras para los demás. Es decir, antes de realizar cualquier tipo de acción, respuesta o comportamiento concreto debes hacerte una pregunta: ¿te gustaría que los demás de tu entorno te lo hiciesen a ti?.

Recordad tener cuidado con la avaricia porque no por mucho tener se es más feliz, porque hay múltiples cosas imprescindibles para disfrutar de la felicidad en la vida que no pueden ser compradas con dinero.

4 Responses to "Cuidado con la avaricia"

  1. Cierto, las cosas importantes no se compran con dinero...y el poder dormir todas las noches en paz, con la conciencia tranquila, no hay precio que lo pague, feliz martes.

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente el dinero mueve el mundo.Sólo quiero vivir de mi trabajo y ser feliz.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo, y estoy consciente que tengo que hacer un gran esfuerzo para educar a mis hijos de esa forma. Y digo que es difícil porque este es un mundo consumista. Así que trato de que atesoren el tiempo juntos más que las cosas. Gracias por las reglas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias la cielo, no soy una persona avariciosa.

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.