Felicidad en navidad

Felicidad en navidad porque son conmemoraciones en las que a indisolubles nos gusta habitar con la casta e individuos apreciados. 
En el capítulo se explica la relevancia que tienen estas jornadas para nuestra autoestima, a qué podría deberse, soluciones prácticas según los casos para que estas épocas no se conviertan en dolorosas para nadie y también algunos sencillos consejos para el disfrute con los más pequeños de nuestros hogares. 

Con esta imagen quiero desearos la máxima felicidad en navidad posible en la compañía de todos vuestros familiares y amigos. ¡Bendiciones para todos!

También se proporcionan cuestiones de base, fundamentos razonados e ideas genéricas que pudieran suscitar reflexiones para los distintos visitantes. 
Bueno, la ciencia aún no tiene respuestas para todo y yo tampoco. Sin embargo, a través de estas cortas líneas desplegaré algunos razonamientos que podrían resultar de tu interés precisamente por la aplicación práctica que invita como de costumbre, a pensar un poco acerca de todo aquello que hacemos y que no. Para continuar con el renglón de hoy presentaré cómo podéis disfrutar más de estas fiestas navideñas. 
Bajo mi parecer, quizá la felicidad no sea la respuesta para todas nuestras inquietudes en estos plazos pero debemos ser conscientes de lo mucho que poseemos y saber valorarlo. Asumimos el hecho de intentar hacerlo no siempre, porque son muchas las gentes que desgraciadamente pasan estas fechas por ejemplo fuera de casa y estamos obligados a apreciar todo aquello que tenemos, que no es poco. 
¿Comprendes por qué es tan trascendente para nuestro equilibrio emocional y salud mental, adoptar una perspectiva positiva y lógica de esta acción? 
Si deseas encontrar más información sobre la psicología de la felicidad te invito a echar un vistazo a esta entrevista que hice a una compañera.

A modo de introducción

Hoy, no conversaré de montos delimitados como otras veces, lo haré sobre felicidad en fase de su máxima expresión y bajo la grandiosidad de un saber fundamentalmente práctico. Simplemente articularé mi resolución sobre estos momentos en los que vemos:

  • Un montón de niños correteando por nuestras casas.
  • Celebramos comidas.
  • Reuniones con algunos familiares que vemos muy de vez en cuando.
  • Compartimos momentos alegres con mucha gente necesaria para nuestra vida cotidiana.

Felicidad es justamente eso. Análogamente, tenemos que tomar conciencia respecto a la importancia de estos tiempos y ser participes de todas las celebraciones que suceden a nuestro alrededor, porque:
Compartir momentos agradables con una gran cantidad de individuos que distinguimos muy en el tiempo es una grata pauta de regocijo.
Aprender como consecuencia de esas experiencias vividas no lo es menos.
Apreciar la belleza de la vida de esos momentos dulces con las personas que tenemos nos lleva de calidad de vida y bienestar emocional.
Las emociones determinan nuestro estado de ánimo y conozco muy pocas opciones tan interesantes y recomendables como un rato agradable en la buena compañía.
¿A quién no le gusta la navidad y todo lo que implica para una opción de existencia tan gratificante como es felicidad? Bueno, supongo que existirán prójimos que no disfruten como yo de estos períodos, aunque recomiendo encarecidamente dar una oportunidad a esa sensación de:
  1. Armonía
  2. Buen rollo 
  3. Bienestar
  4. Calidad de vida
  5. Equilibrio
  6. Sensaciones tan maravillosas que resultarían difíciles de explicar.

¿Todo eso implica este período? ¡Sí, y mucho más que descubrirás si tú te lo propones!

Cuestiones básicas pero a la par fundamentales

Felicidad en navidad porque se trata de unas fechas en las que continuamente celebramos reuniones familiares, comidas, momentos agradables, compartimos vivencias, todo tipo de recuerdos y descansamos. Si bien es cierto que este descanso es en numerosas ocasiones realmente necesario deberíamos tener cuidado con los excesos y ser plenamente conscientes que existen todo tipo de personas en el mundo que no disfrutarán de unas fiestas como las tendremos nosotros. 
Felicidad en las fiestas navideñas porque es motivo de celebración y reunión familiar, de juntarnos con algunos miembros de esos de nuestras familias que vemos de muy vez en cuando por encontrarse lejos de nuestros domicilios, fuera de nuestras ciudades o incluso del país en donde vivimos como es mi propio caso. No obstante es precisamente en esta época en donde mucha gente se siente inmensamente sola o simplemente no es de su agrado tanta celebración. 
Que esta muy bien toda esta vorágine pero también se deberían mantener estos mismos criterios conforme al tiempo evitando que solamente tengan lugar durante algo más de unas semanas. 
Fuera como fuese, es justamente cuando más personas sienten el abrazo de este sentimiento que nos invade en lo más profundo de nuestros corazones cuando también mayor soledad encuentra mucha gente, tristeza, apatía y en definitiva, infelicidad. 
¿No es curioso? Podría ser pero en lo referente a felicidad como sucediere con prácticamente todo, ello cobra su explicación, sentido y además es bastante lógica. El estado de absoluta tristeza que aparece en el corazón de tanta gente se podría llegar a comprar con la propia depresión, incluyendo por supuesto los efectos tan perjudiciales que ella implica para el organismo. 
Cuando no se trata debidamente puede concluir produciendo problemas de carácter emocional severos y por eso, te recomiendo que si sientes esta problemática acudas a la consulta de un profesional lo antes posible. Dicho este pequeño inciso y por concluir de igual modo con esta breve introducción al asunto que nos concierne, debemos buscar felicidad en navidad porque nos protege conforme a posibles reacciones que tendría el organismo bastante agudas, como son los desordenes de estados de animo.
  • No os esforcéis por complacer a los demás si por el motivo que fuese atravesáis senderos de infelicidad, vuestra felicidad es lo primero y no existe mejor fórmula ni más recomendable que reconociendo nuestras propias debilidades o momentos agridulces. Es también un gran paso hacerlo para combatirlos con franqueza, diligencia y precisión.
  • Por favor, dejad los problemas bien aparcados en estas fechas e intentad disfrutar en la medidas de vuestras posibilidades de todas esas personas que tanto lejos tenemos y que tanto nos adoran.
  • Se me olvidaba y no puede ser, en casa cuantos más niños correteando por los pasillos de lado a lado muchísimo mejor porque los pequeños son lo más grande de nuestros hogares. Permitid que los peques de la casa jueguen, se diviertan y lo pasen fenomenal que no pasa nada porque se manchen, rían y pasen buenos momentos con sus primos, esto indudablemente es una fuente más de percibir y manifestar felicidad en la calidez de nuestro hogar.
Sucede más veces de las que piensas

Generalmente, tener unas felices navidades es bastante sencillo de llevar a la práctica si se quiere y puede. No obstante, es posible que incluso aunque queramos se interpongan en nuestro camino una serie de impedimentos o pudiera ser también que de sucesos no esperados que dificultasen de una u otra forma, la posibilidad de gozar de aquella felicidad navideña que en épocas pasadas tuvimos. 
Lo principal pasase lo que pasase es mantener la calma y no agobiarse ni sentirse mal, aunque las circunstancias no nos acompañasen. Efectivamente, le sucede a gente de tu entorno, próxima a ti y que pueden sufrirlo en silencio (mayores solos, gentes alejadas de su hogar, de su entorno familiar cercano, etc...) es muy común. Para estas personas no es posible felicidad en navidad porque no pueden disfrutar de la misma en idénticas condiciones que lo hacemos los demás (tú, otras personas que conoces, yo mismo, etc...). Esa es la cruda realidad, no hay otra. En cualquier caso incluso para estas personas existen alternativas como un cambio de percepción o disfrutarla con amigos, conocidos y otra gente también cercano. ¡No todo es la familia, aunque como nadie cocine como nuestras madres!

Posibles explicaciones ante la infelicidad en navidades

Son numerosos los determinantes que condicionan la infelicidad en este ciclo anual, desde la propia melancolía por recordar épocas de antaño, a nuestra más tierna infancia. 
¿Quién no se ha emocionado o incluso ha dejado caer una lagrimita recordando a todas aquellas gentes que ya no están con nosotros o vivencias pasadas? 
¡Sí, a mi también me ha pasado pero ten por seguro que no te hará ningún bien no cesar de recordar aquellas vivencias sino más bien todo lo contrario! De igual modo resultaría muy interesante conocer aquellas situaciones que tanto nos emocionan para saber gestionarlas de la forma más adecuada posible, de manera que nos provoquen el menor sufrimiento que fuera según cada caso, ¿no te parece?
No digo que esté mal o sea negativo recordar, sencillamente que si mañana estás en una comida y cualquier familiar hace el clásico comentario de: “pues a X le gustaban mucho este tipo de reuniones familiares”, pongas un gesto de agrado y prosigas con la conversación pero en otro sentido más alegre, optimista, positivo y vitalista porque la vida continua.

Algunas causas y respuestas científicas hacia la infelicidad navideña

Existen numerosos estudios en este sentido, pero los datos obtenidos son muy dispares. Lo único que no es discutible es que nuestro pensamiento y nuestra actitud en general, condiciona nuestro camino. De tal modo que si queremos, podemos. En el caso de la felicidad navideña sucede un fenómeno totalmente en esta línea, ya que si queremos disfrutar de unas conmemoraciones conjuntamente con aquellos que amamos dependerá de nuestra actitud, esfuerzo y buena voluntad. Es muy complicado que se tuerzan las cosas si nosotros ponemos todo de nuestra parte para justamente lo contrario, ¿no crees? Yo así lo pienso, puedes compartir conmigo esta opinión personal o no.

Como en vacaciones, con los niños en casa

Antes de nada me gustaría que tuvieras bien presente que somos actitud y nuestro pensamiento define los logros y el sujeto que somos. ¿Queda claro? Espero que sí. Dicho este pequeño inciso con la felicidad en navidades sucede como con cualquier tipo de losa que pudieras pensar. Esto es así porque tenemos la obligación en general las personas de ser felices como forma indiscutible de conseguir una extraordinaria calidad de vida y el goce de un notable bienestar emocional tan necesario en tiempos como los de la crisis económica tan arraigada que tenemos en España. Aunque parece ser que las circunstancias van a mejor son diversas las gentes que no quieren ser felices y tampoco por supuesto, ahora en estas fechas.

¿Por qué debemos enfocarlo como una no obligación pero sí al mismo tiempo?

Cuando cualesquiera de nosotros no interioriza para sí esta más que necesidad (obligación personal de concretar felicidad en su subsistencia) se producen desordenes emocionales que acaban convirtiéndose irremediablemente en todo tipo de trastornos como los que con el tiempo acaba generando por ejemplo, una depresión (sea menor o más profunda esta). Una opción altamente recomendable para luchar contra esto es definir claramente quiénes somos y lo que queremos ser. Obtener más información de quiénes somos y quiénes queremos ser en mi libro cómo alcanzar la felicidad en la vida
Por eso, en contra de lo que cualquiera tipo podría decirte te daría un único consejo pero que considero de vital importancia para estos tiempos que están por llegar: No fuerces la sonrisa y sobre todo, no te esfuerces por lograr felicidad si verdaderamente sientes que no es tu mejor momento. ¿Por qué? Bueno, la respuesta es muy sencilla imagina que mañana no te apetece comer por ejemplo lentejas y voy yo y te digo: ¡no, tienes que comer lentejas porque es lo que hay para comer!
¿Qué piensas que sucedería? Claro, probablemente las comerías pero sin gana e incluso podrían sentarte mal, ¿verdad?
En el supuesto que estamos tratando sucede igual porque nuestro inconsciente es más fuerte de lo que pensamos y difícilmente moldeable luego si por el motivo que fuese percibieses  que no estás en tu mejor fecha y simplemente no te apetece disfrutar hacer según que cosas, no te esfuerces.

Intenta ser positivo, de la mano de una pequeña historia mía

Trata en todo momento de ser positivo contigo y con tu situación sea la que sea. Felicidad es eso, ser conscientes de lo bueno que tenemos y de todo aquello que nos falta pero sin echar en añoranza lo segundo.
Y ahora te contaré una pequeña historia que me pasó hace poco más de un año. Por aquel entonces andábamos en una celebración con un grupo de familiares y con nosotros se encontraban también varios amigos. Desconozco como salió el tema pero uno de ellos trato de convencernos de que su vida era increíblemente horrible y no entiendo bien el fin. El segundo y último consejo que quiero darte por hoy es que abandones a un lado tus preocupaciones, problemas y motivos para ser infeliz, porque no ayudará compartirlos con los demás en una mesa sino más bien podrías conseguir mismamente todo lo contrario. Toda persona presenta problemas de la índole que tú quieras pensar (también en mi caso). ¡Personalmente, no creo que sea buena idea airearlos en una mesa con un plato de cordero!

En síntesis
  • Disfruten de las fiestas, dejando a un lado el estrés diario.
  • No sufran innecesariamente, la vida es pura alegría y debemos sonreír siempre que podamos. También cuando no tengamos excesivas ganas.


Lecturas citadas en este post:

Bueno amigos esto es todo por hoy, espero y deseo que tengáis unas bonitas fiestas y disfrutéis del calor del hogar.


¿Te ha gustado el tema del día? ¿Disfrutas de la inestimable compañía de felicidad en estos tiempos tan destacables? Espero que así sea y que en cualquier caso te sirva para darle otra vuelta de tuerca a tus celebraciones. ¡Si lo que has leído te ha gustado, no dudes en compartirlo en tus redes!

2 Responses to "Felicidad en navidad"

  1. Feliz 2014.. que sigas escribiendo textos tan interesantes y productivos.. :-)))

    ResponderEliminar
  2. Si te soy honesta, he tenido un gran problema con la navidad, yo usualmente la mayoria de los años he vistyo estas fechas como algo deprimente pero el 2013 fue diferente. Excelente entrada.
    Besos

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.