Mi felicidad tiene nombre y apellido

Seguramente te preguntes, por qué este título de mi felicidad tiene nombre y apellido. Realmente, la explicación es bien sencilla, todos llegando un punto de nuestra vida nos podemos enamorar locamente como no hicimos anteriormente de ninguna otra persona.

La felicidad de cada uno de nosotros tiene nombre

Así es más o menos como me siento en una de las etapas más dulces de mi vida. Supongo que muchos de vosotros también habréis encontrado a ese alma gemela con el que compartir vivencias extraordinarias.

¿No es acaso el amor la fuente que mueve el mundo?

Cabría para hacernos muchas preguntas, pero solamente los que entendemos verdaderamente, y a mi me ha llevado un tiempo asimilarlo, el verdadero concepto del amor, aceptamos que es pura magia, como un cuento inabarcable con un principio y del que no queremos conocer el final.

Con estas líneas denominadas como mi felicidad tiene nombre y apellido quiero recordarles que el amor no es solamente uno de los sentimientos más extraordinarios que podemos llegar a comprender, sino también una forma estupenda de mantener en nuestra memoria a la persona amada.

Los que conocen el amor y lo han vivido o se encuentran en proceso de vivirlo, seguramente sabrán la ingente cantidad de conversaciones que tuvieron lugar en nuestros sueños antes de conquistar a la persona amada, esas conversaciones que otras muchas personas aún no han conocido, pero que a raíz de estas letras, seguramente puedan imaginar por unos instantes.

Pese a lo maravilloso que esconde el amor, como sentimiento, emoción e incluso necesidad humana, existen algunas claves que según mi punto de vista nunca debemos olvidar:

  • El amor es un complemento y nunca una necesidad, porque cuando se convierte en una necesidad puede llegar a lastimarnos, generando dependencia emocional y ninguno de nosotros merece experimentar esa triste sensación de ser dependientes con respecto a una tercera persona.
  • Debemos encontrarnos a nosotros mismos, conocernos y digo, conocernos de verdad, antes de dar el paso de poder ser felices al lado de otra persona. A menudo recibo una gran cantidad de consultas de personas que no destinaron tiempo suficiente a conocerse ellas mismas, y esto acaba ocasionando una gran cantidad de problemas de difícil solución para la convivencia diaria por ejemplo, en pareja.

En conclusión, no teman enamorarse, tampoco sufrir por amor pero siempre, antes de dar ningún paso en falso, conózcanse a ustedes mismos y por supuesto, nunca jueguen con los sentimientos de otra persona, sean siempre 100% sinceros con lo que sientan.

2 Responses to "Mi felicidad tiene nombre y apellido"

  1. El amor es la maxima, el camino hacia la felicidad, de eso no cabe la menor duda, dar y ser correspondido es lo que nos proporciona la felicidad, hay que alejarse de los bienes materiales que solo nos atan, nos exclavizan y nos hacen mas infelices.

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.