martes, 28 de octubre de 2014

La felicidad es sentir amor

La felicidad es sentir amor porque gracias a este sentimiento tan maravilloso somos realmente libres. Así es, existen pocos remedios naturales mejores que abandonarnos a los lazos del amor en compañía de la persona amada para ser plenamente felices.

En el artículo de hoy hablamos acerca de la felicidad como sentir amor

Si me lees a menudo, sabrás que me gusta exponer la existencia bajo una panorámica positiva porque no todo es crisis económica, infelicidad, tristeza, ansiedades o problemas. Hay, sin ir más lejos otro gran número de emociones, sensaciones y vibraciones que consiguen aflorar lo mejor de nuestro ser.

Pese a todos estos beneficios tan increíbles que representa el amor para nuestras vidas, existen muchos problemas que deberíamos de tener bien presentes.

Si algo he aprendido a lo largo de mi vida es que merecemos luchar por aquello que nos hace felices y buena parte de mi felicidad tiene nombre y apellidos, concretamente son cuatro las letras. Pero eso daría para otra historia y no nos concierne hoy, simplemente seguiré dando gracias por haberte puesto en mi camino, aunque ella no sepa que es lo mejor que me ha pasado.

Seguidamente voy a compartir contigo algunos de los más frecuentes para que trates de evitarlos en la medida de tus posibilidades:

El primero de ellos, sería sin ir más lejos el factor miedo. Vivimos en una sociedad en la que son muchas las personas que sufren debido a diversas circunstancias. Algunas de estas situaciones, vivencias o incluso experiencias nos acaban marcando negativamente como si de una garra de fuego en el pecho se tratase.

Para todas esas gentes que un día sufrieron por amor, solamente puedo decirles que la felicidad es sentir amor porque cuando hay amor verdadero no se tenderá a lastimar a la otra persona, sino protegerla, hacerla sonreír, compartir preciosos momentos en cualquier parque y otro montón de situaciones cotidianas que si lo pensáis, identificaréis rápidamente.

En segundo lugar, cabría también tener en cuenta que no es para nada sencillo. Las relaciones humanas son complicadas, ocasionan un desgaste que en numerosos momentos tiende a estropear por ejemplo, parejas. Hay que ser valientes, caminar juntos con un propósito común y nunca rendirse pese a las dificultades.

Hasta aquí, he compartido contigo algunos de las situaciones que con una mayor frecuencia suceden. Ahora, quisiera presentarte algunos consejos sencillos para que esa palabra expresión tan auténtica y que tanto me gusta, la felicidad es sentir amor, no acabe lastimándote y por consiguiente, sufras debido a ella.


  • El amor ha de entenderse como tolerancia, respeto y caminar juntos, ya que, no es tiene cabida en el mismo el egoísmo. Por eso, no seas egoísta, tolera y respeta a la otra persona, entendiendo que aunque el camino sea dificultoso depende de los dos recorrerlo juntos o no.

  • Abandona el miedo a equivocarte. Es cierto que quizá en un pasado tus relaciones no fueran bien, pero si te cierras y piensas que no encontrarás a la persona que verdaderamente mereces, esa alma gemela, acabarás por no encontrarla.


  • Trabaja por mejorar tu realidad. Hay pocas cosas más atractivas que una persona ocupada, con quehaceres y motivaciones. Bueno, hay cosas mejores como una mirada que mismamente estoy pensando ahora mismo, pero para gustos los colores.

Y ahora si me lo permites querido amigo lector, quisiera dedicar el texto de hoy a esa chica que pese a que no me estará leyendo porque no tiene ni idea de estas líneas, conocí hace algo menos de un mes y desde entonces, me siento en una nube.

¡Que tengas un extraordinario día!

sábado, 11 de octubre de 2014

Mi felicidad no depende de nadie

Mi felicidad no depende de nadie pretende recordarte que solamente conseguirás ser feliz si tú mismo pones de tu parte, tu tiempo y voluntad para conseguirlo. Y es que, existen muchas personas que consideran que la felicidad por ejemplo, solamente puede ser alcanzada en pareja. 

Según vemos en el post de hoy llamado mi felicidad no depende de nadie, depende de nosotros mismos sentirnos felices
No importa si estás o no acompañada; lo importante es cómo te sientas en cada momento de tu vida.

Los diversos resultados de mis investigaciones nos llevan a una conclusión clara: se equivocan. Como estás comprobando, para nada comparto aquella opinión que con anterioridad te presentaba. Es más, tal y como te detallaré unas líneas más adelante no es así.

Aunque a priori pudiera parecer una explicación sencilla, no lo es. Dentro de la presente explicación encontrarás un buen número de motivos que seguro te harán reflexionar para comprender de mejor manera los mecanismos que se encuentran escondidos en este proceso conocido como felicidad en la vida.

Me gusta hablar con la suficiente claridad y al grano. Es por esto que no te voy a engañar ni tampoco dar más vueltas de las estrictamente necesarias. Hubo un tiempo en el que yo mismo, pese a estar muy equivocado, creí que mi felicidad dependía de estar con la persona que quería. Como te decía, estaba enormemente equivocado.

1. Mi felicidad depende de amarme a mi mismo

Unas líneas más arriba te decía que hace algún tiempo o si lo prefieres varios años, consideraba que la felicidad no podía ser alcanzada por mí sin estar al lado de la persona amada.

Bien, años más tarde y más concretamente en el momento presente puedo afirmar que estaba enormemente equivocado.

1.1. ¿Por qué?

Nuestras circunstancias vitales pueden cambiar, el tiempo también pasa y todo se encuentra aunque relacionado en constante evolución y cambio. La mayoría de las cosas de las que a diario disfrutamos como pudieran ser todo tipo de bienes materiales, no son para siempre. Sin ir más lejos, el precio del dinero cambia y lo que hoy vale 10 mañana puede no hacerlo.

Conforme a las relaciones personales sucede un fenómeno muy similar. Hoy podemos estar enamorados de nuestra pareja y mañana, dejar de estarlo. En conclusión, todo es finito y resultaría demasiado peligroso poner nuestra felicidad en las manos de una lotería, del azar.

2. Mi propuesta, para ti y para el mundo

Tal y como te explicaba arriba, todo es finito y termina. Sin embargo, hay algo que permanece en nuestro recuerdo, memoria y cerebro para siempre: las emociones, los sentimientos y nuestras creencias.

  • Las emociones nunca terminan porque lo que un día nos aportó felicidad, no debe de lastimarnos en el momento actual. No podrían de igual manera traicionarnos porque nosotros las controlamos y decidimos cuales queremos en nuestra vida y cuales no. Por eso, es muy importante rodearnos de todas aquellas personas que tengan las mismas vibraciones, positivas, que nosotros.

  • La recomendación que quiero hacerte en este sentido es que te nutras de emociones, vivas las emociones con intensidad e intentes en la medida de tus posibilidades, sorprenderte un poco más a diario de la belleza de tu entorno.

  • Los sentimientos nos permiten como su nombre indica sentir, estar vivos y gozar de una vida plena en compañía de nuestro ser. Tenemos que tomar conciencia de lo importantes que somos para el mundo, lo que nos queda por hacer y sobre todo, valorar nuestro trabajo pasado. De esta manera, evitaremos a las personas tóxicas que simplemente quieren alimentarse de nuestras emociones sin aportarnos nada.

  • Mi recomendación es que no tengas miedo de sentir, pero ten cuidado con lo que sientes porque podrías resultar lastimado. De todas maneras, no te preocupes porque más adelante hablaré más acerca de esta cuestión.

  • Las creencias nos ayudan a seguir adelante en todos aquellos momentos en los que nos encontramos perdidos, sin rumbo. Para las personas que como yo tienen sus creencias del tipo que fueran, no dejéis de creer en la belleza de vuestros sueños.


  • A modo de última recomendación, quiero decirte que por favor, nunca abandones ni te abandones. Es bien cierto que en ocasiones atravesamos momentos de dificultad, sí, pero en ellos mismos radica la grandeza del ser humano.


Y ahora tú, ¿qué opinas? ¿Estás de acuerdo o tienes otra opinión? 

Fuera como fuese te invito a compartirla conmigo y todos los lectores que a diario visitan este lugar.

¡Muchas gracias por tu amabilidad, ten un feliz día!