¿Trae el dinero la felicidad? quiere responder tus dudas sobre las implicaciones que tiene la economía sobre la posibilidad de ser felices.

¿Consideras que el dinero trae la felicidad?


En esta ocasión me gustaría dar respuesta a una de las preguntas que desde el principio de los tiempos, viene rondando la mente del ser humano y aún a día de hoy lo sigue haciendo, ¿trae el dinero la felicidad?

Hace pocos días, recibí un mensaje en la red social Twitter por parte de una lectora habitual, que la llamaremos si te parece María, de este rincón para ser felices, en el cual me exponía un problema que tenía acerca de las dificultades que tenía para llegar a final de mes y se preguntaba, ¿cómo era posible que pese a tener dos carreras no encontrase trabajo y solamente entrase un salario en su hogar?

Después de analizar diversos indicadores económicos, he llegado a la conclusión de que el problema tiene que ver con la mentalidad que nos han inculcado quizás desde pequeños en las propias escuelas, nuestros hogares y otros aspectos. Por este motivo, me gustaría compartir contigo estas líneas en las que trataré de darte la respuesta a la difícil pregunta de si ¿trae el dinero la felicidad?

¿Es posible que el dinero traiga la felicidad? 

Dijo Groucho Marx en su día que la felicidad se componía de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna. En mi opinión, nos enfrentamos a un problema muy serio, de nombre dinero, que está arruinando en todos los aspectos las vidas de millones de personas en todo el mundo.

No tenemos que irnos demasiado lejos, para comprobar como sin ir más lejos, el salario mínimo de diferentes países en el pasado año 2014 como por ejemplo:

  • Albania: 157 euros.
  • México: 99 euros.
  • España: 757 euros.

Mientras que por otro lado, tenemos otros países en los que el salario mínimo es por ejemplo:

  • Luxemburgo: 1923 euros.
  • Alemania: 1473 euros.
  • Francia: 1458 euros.

En definitiva, obtenemos las siguientes conclusiones:

  • Uno de los problemas más terribles a los que nos enfrentamos, es el dinero.
  • Millones de personas sobreviven en condiciones de la más absoluta precariedad, sin contar las que directamente no tienen recursos.
  • Seguimos gastando miles de millones en compras que no necesitamos, mientras cientos de personas en todo el mundo padecen dificultades graves.

El dinero no trae la felicidad, la resta considerablemente. Lo único que pretendo con este artículo es que a partir de hoy, trates de ser un poco más ético en tus compras, valores el dinero que tienes en tus manos y sobre todo, tengas bien presente a todos aquellos millones de personas que sobreviven con mucho menos de lo que tienes tú.

La felicidad se compone de infortunios evitados fue y sigue siendo a día de hoy una de las citas más conocidas del novelista Jean Baptiste Alphonse Karr. Sin duda, uno de los genios que ha dado el país galo y no solamente en el género de la novela, sino también periodístico.

Tal y como dijo Karr, la felicidad se compone de infortunios evitados


Aunque resulte difícil en una gran cantidad de situaciones, cuando entendemos que la felicidad se compone de infortunios evitados todo acaba mirándose bajo otra perspectiva y podemos, realmente, conquistar la felicidad que merecemos. Sin ir más lejos en cinco razones para encontrar la felicidad te hablaba de la importancia de la aventura de vivir como mecanismo para ser felices. Sin embargo, a lo largo del viaje de cada uno de nosotros podemos toparnos con momentos que sencillamente, debemos evitar con el fin de sufrir lo menos posible.

Seguidamente, me gustaría compartir contigo algunas nociones acerca de por qué considero que la felicidad se compone de infortunios evitados y por lo tanto, comparto la visión de Karr:

1. Como si de un baile se tratase

Recuerdo hace años cuando empecé a hablar acerca de la felicidad y lo importante que era no solamente para la autoestima, sino a nivel de la personalidad global, ser felices. Eran tiempos en los que ponía de ejemplo un baile. En esta ocasión, me gustaría compartir contigo este ejemplo para que lo entiendas mejor. Bien, si imaginamos un baile cualesquiera y lo comparamos con ese estado emocional, el de la felicidad, que tanto nos gusta, sería únicamente un baile interminable. Además, estaríamos hablando de un baile en el que a pesar de las circunstancias, las que fuesen, estaríamos dando vueltas sobre la pista como si nos encontrásemos solos. El motivo de esto no es otro que el siguiente, no importa lo mal que lo hayas pasado puesto que si has decidido desde este preciso instante bailar, o si lo prefieres ser feliz, depende exclusivamente de tu actitud. Eso sí, mantente bien lejos de aquellas circunstancias negativas que pudieran afectarte y por lo tanto, interponerse en tu felicidad personal. Al fin y al cabo, estamos aquí para ser felices, ¿no te parece?

  • Si queremos ser felices, debemos tener primeramente actitud.
  • Con el ejemplo del baile, solamente quería exponerte que no importa tanto como pensamos el exterior, sino cómo nos sintamos.
  • Tu actitud es fundamental y lo será siempre.


2. No es un destino 

Prácticamente a diario recibo una gran cantidad de consultas de personas como tú, que hacen alusión a la posibilidad de ser la felicidad un destino. En mi opinión, las diferentes situaciones traumáticas en mayor o menor medida, según cada caso concreto, que podemos vivir en nuestra existencia pueden ser evitables. 

  • Solamente es la forma con la que a diario vivimos y nada más que eso.
  • No lo entiendas como un destino, es una práctica equivocada habitual.
  • Comprende que buena parte de las cosas que te sucedan pueden ser evitables. Lógicamente y como entenderás no todas, pero sí una amplia mayoría.


3. Dificultades sí, evitables también

Muchas personas consideran que la vida es difícil y efectivamente, lo es. No obstante, podemos poner de nuestra parte para que las dificultades sean lo más evitables posibles y disfrutemos de la alegría que tanto queremos, con unos sencillos consejos:


  • Interiorizando que nosotros decidimos sobre nuestra realidad.
  • No aceptando aquello que no nos gusta o simplemente no nos pudiera convencer del todo.
  • Aprendiendo a decir no, a aquellas circunstancias o situaciones que así lo consideremos oportuno.
  • Comprendiendo que evitando momentos grises, ganamos en felicidad.
4. Nos condicionan las decisiones

Cada uno de nosotros debemos decidir entre multitud de aspectos diría que todos los días. Estas decisiones que escogemos, determinan sí o sí nuestra realidad próxima futura. Teniendo en cuenta la cita de Karr, podemos evitar una gran cantidad de situaciones pero no todas ellas, porque somos decisión y en base a decisiones construimos nuestra vida. Ahora bien, si queremos ser felices debemos tener bien presente que pese decidir no tiene por qué ser negativo cuando se hace usando el sentido común y la sensatez.

  • No permites que te afecten excesivamente las decisiones.
  • No te arrepientes de algo que hiciste.
Espero con estas sencillas líneas haberte ayudado a entender que aunque la felicidad se compone de infortunios evitados, no hay palabra más hermosa con la que despertar todos los días de nuestra vida, porque sin ella no es posible comprender otras muchas cuestiones como por ejemplo, el amor.


Con cinco razones para encontrar la felicidad, quiero hacer especial hincapié en la relevancia que trae consigo este concepto tan popular. ¿Piensas que cada vez está más presente en las vidas de más personas?

¿Cuáles son las razones para encontrar la felicidad?


La felicidad ha pasado a ser una asignatura de obligado estudio en la vida de millones de personas en todo el mundo. A tenor del interés que suscita este término cada vez más popular, te invito a echar un vistazo a esta lista de razones para encontrar la felicidad que espero te resulte útil bajo una perspectiva práctica.

1. Alarga la vida

Lo creas o no, las personas que son felices con sus circunstancias y en general, con sus vidas, tienen mejor calidad de vida y terminan consecuentemente, viviendo más años que las que simplemente se abandonan a la tristeza.

2. Fuente de esperanza

En tiempos de crisis como los que nos encontramos, cada día son más las personas que consideran que términos como la esperanza, no sirven en absoluto. Según mi experiencia se equivocan porque se trata de dos conceptos que caminan juntos, indivisibles y que uno sin el otro, no pueden proporcionarnos la armonía vital que todos merecemos.

3. Aventura

Cada uno de nosotros necesitamos emprender nuevas aventuras, equivocarnos y seguir aprendiendo. Una de las razones para encontrar la felicidad más poderosas que existen tiene que ver precisamente con la posibilidad de comenzar de nuevo, caerse, levantarse y continuar a pesar de todo, aprendiendo debido a los diferentes errores que pudiéramos haber cometido con el paso del tiempo. Pese a todas las posibilidades que pudieran darse, nunca debemos cesar en el interés de comenzar una aventura novedosa que podría proporcionarnos por qué no, la oportunidad de ser un poco más felices.

4. Nos lleva al amor

Los hay que consideran que el amor es el motor que mueve el mundo, a la humanidad y que las pasiones humanas, trasforman nuestros sueños en realidades. Hasta donde se, no es posible entender el significado del amor verdadero cuando no hay felicidad interior, porque la posibilidad de ser felices o no, no es un privilegio sino una forma más de expresión del sentimiento hacia la persona que amamos.

5. Expresión de sentimientos

¿Acaso existe algún sentimiento más puro que la manifestación de haber encontrado la felicidad? Si entendemos y a la vez, aceptamos que estar alegres es requisito inequívoco para una vida completa y digo completa, en su estado máximo de la expresión, ¿cómo es posible que muchas personas se nieguen esta posibilidad?

A continuación, te presento algunas posibles interpretaciones bajo las que, según mi punto de vista y de manera frecuente, muchas personas niegan la evidencia de tratar de ser felices afirmando por ejemplo, que es:

  • Una oportunidad gracias a la cual resolver posibles problemas ante los que pudieras encontrarte.
  • La forma de conocerte a ti mismo mejor.
  • Una herramienta para superar dificultades con por la intermediación de un estado emocional.
  • La manera de optimizar tu tiempo.
  • Dedicar esfuerzo a lo que te apasiona verdaderamente para sentirte mejor contigo mismo. 
  • Una excusa para disfrutar de la vida que mereces. 

No olvides que aunque pudieran exponerte, o incluso yo mismo, más de 2 millones de razones para vivir feliz, de nada serviría sin la adecuada actitud y marcada decisión por tu parte.

Ahora dime, ¿te atreves a aplicar esta sencilla lista de cinco puntos que expuse anteriormente? En caso afirmativo, te felicito por el gran paso dado y te deseo la mejor de las suertes en el camino. 

Seguramente te preguntes, por qué este título de mi felicidad tiene nombre y apellido. Realmente, la explicación es bien sencilla, todos llegando un punto de nuestra vida nos podemos enamorar locamente como no hicimos anteriormente de ninguna otra persona.

La felicidad de cada uno de nosotros tiene nombre

Así es más o menos como me siento en una de las etapas más dulces de mi vida. Supongo que muchos de vosotros también habréis encontrado a ese alma gemela con el que compartir vivencias extraordinarias.

¿No es acaso el amor la fuente que mueve el mundo?

Cabría para hacernos muchas preguntas, pero solamente los que entendemos verdaderamente, y a mi me ha llevado un tiempo asimilarlo, el verdadero concepto del amor, aceptamos que es pura magia, como un cuento inabarcable con un principio y del que no queremos conocer el final.

Con estas líneas denominadas como mi felicidad tiene nombre y apellido quiero recordarles que el amor no es solamente uno de los sentimientos más extraordinarios que podemos llegar a comprender, sino también una forma estupenda de mantener en nuestra memoria a la persona amada.

Los que conocen el amor y lo han vivido o se encuentran en proceso de vivirlo, seguramente sabrán la ingente cantidad de conversaciones que tuvieron lugar en nuestros sueños antes de conquistar a la persona amada, esas conversaciones que otras muchas personas aún no han conocido, pero que a raíz de estas letras, seguramente puedan imaginar por unos instantes.

Pese a lo maravilloso que esconde el amor, como sentimiento, emoción e incluso necesidad humana, existen algunas claves que según mi punto de vista nunca debemos olvidar:

  • El amor es un complemento y nunca una necesidad, porque cuando se convierte en una necesidad puede llegar a lastimarnos, generando dependencia emocional y ninguno de nosotros merece experimentar esa triste sensación de ser dependientes con respecto a una tercera persona.
  • Debemos encontrarnos a nosotros mismos, conocernos y digo, conocernos de verdad, antes de dar el paso de poder ser felices al lado de otra persona. A menudo recibo una gran cantidad de consultas de personas que no destinaron tiempo suficiente a conocerse ellas mismas, y esto acaba ocasionando una gran cantidad de problemas de difícil solución para la convivencia diaria por ejemplo, en pareja.

En conclusión, no teman enamorarse, tampoco sufrir por amor pero siempre, antes de dar ningún paso en falso, conózcanse a ustedes mismos y por supuesto, nunca jueguen con los sentimientos de otra persona, sean siempre 100% sinceros con lo que sientan.
Felicidad es no tener miedo porque no importa cómo de grandes resulten los obstáculos, mientras seas consciente que no hay muro capaz de impedirte conquistar eso que tanto deseas.

Felicidad significa no tener miedo

¿Qué es lo que se interpone entre tú y la vida feliz que durante tantos años has buscado?

¿Tus circunstancias?

¿Tu entorno más próximo?

¿Dificultades económicas?

En realidad, todas aquellas cuestiones guardan una relación más o menos profunda con el miedo.

El miedo frena la posibilidad de ser felices.

¿Tienes idea de cuántas personas tienen miedo?

¿Te imaginas que a partir de mañana te levantas y ya no cuentas con esa losa tan terrible que te dificulta conseguir la vida que mereces?

Fuera como fuese, me gustaría compartir contigo algunos sencillos consejos para que puedas entender, de una vez por todas, que la felicidad es no tener miedo.

¿Por qué?

En primer lugar, porque cuando queremos algo de verdad, de corazón, nos resulta complicado no sentir esa extraña sensación que todos nosotros conocemos como miedo.

En segundo lugar, porque el miedo nos impide avanzar y lograr nuestros objetivos.

¿Estás de acuerdo?

En ese caso, seguiremos.

¿Alguna vez has sentido que personas de tu alrededor te impedían conquistar tus sueños?

Si eres una de esas personas que quieres terminar con el miedo de una manera eficaz, pudiendo ser más feliz desde ahora, por favor, sigue leyendo.

Define un plan de acción

Aunque pueda parecer difícil no tener miedo, con la práctica y definiendo con claridad un plan de acción, podemos conquistar la posibilidad de ser felices sin ningún tipo de miedo.

Mantener una actitud positiva

La persona que cuenta con una marcada actitud positiva, suele enfrentarse de mejor manera o al menos de forma mucho más óptima a los diferentes retos que se le pueden presentar en el camino.

Abandona el negativismo y comienza a disfrutar la posibilidad de conocer la felicidad duradera.

Ahora tú, conoces los ingredientes para disfrutar de tu vida sin miedo.

¿Te animas a aplicarlos?  
Hoy me gustaría hablarles acerca de la felicidad en el matrimonio. Como les apuntaba ayer en la felicidad depende de nosotros mismos, tenemos la obligación de amarnos porque éste es el principio de toda relación sana. No obstante, pueden existir personas para las que no sea posible conquistar la felicidad plena sin el apoyo de una pareja u otra persona para caminar por la vida.

Cómo conquistar la felicidad en el matrimonio

Cuando conocemos a esa persona con la que compartirlo todo y estamos convencidos de que es la persona correcta como para dar ese gran paso, el matrimonio, se plantean numerosos problemas. Entre ellos, el principal vendría a responder a cómo conseguir la felicidad en el matrimonio, ya que, no todas las personas disfrutan de una convivencia alegre y feliz.

¿Conocen algún caso de parejas que aunque conviven juntos no son plenamente felices?

Fuera como fuese, me gustaría compartir con ustedes algunos sencillos consejos para lograr esta difícil misión.

Aceptar las diferencias


Mujeres y hombres somos diferentes y eso nadie puede discutirlo. También lo somos en manera de pensar, interpretar emociones y sentir. Ellas, son mucho más emocionales y los hombres un tanto menos. Sin embargo, para que una pareja tenga un feliz matrimonio ha de aceptar las diferencias de la otra parte y saber apreciar aquellos detalles que merecen verdaderamente la pena.

Autenticidad


Hace muchos años, cuando estaba en la escuela, tenía un profesor que recuerdo nos insistía mucho en cómo de importante es ser auténticos. Durante mi infancia no lograba entender el significado de esta palabra, pero hoy en día si he podido comprobarlo. Necesitamos ser auténticos con nuestra pareja, si hay algún comportamiento que no nos agrada tenemos que expresarlo y buscar un punto de armonía común en la convivencia dentro del matrimonio.

Aceptar el pasado


Se trata probablemente de una de las tareas más complicadas de llevar a la práctica. No tenemos ningún derecho a criticar la vida pasada de nuestra pareja, atormentarnos por cosas que hizo ni reprochar nada, el pasado, pasado está. En lugar de ello, debemos destinar nuestros esfuerzos a saber apreciar lo maravilloso que tiene nuestro matrimonio, y afrontar el presente con optimismo.

Confianza


La felicidad en el matrimonio no es una tarea imposible de lograr. Recibo muchas consultas, casi todas ellas derivadas de inseguridad de algunas de las partes. Sin embargo, se trata de un criterio de personalidad que nos define y tenemos que aprender a confiar en nuestra pareja, porque solamente así podremos disfrutar de una relación sana y feliz al lado de aquella persona.

Decirle lo mucho que quieres a tu pareja


El tiempo hace que las relaciones se desgasten y se deterioren. Un ejercicio realmente bueno para mantener la llama del amor es decirle y no solamente con palabras, lo bien que te sientes a su lado, cuánto te gusta su compañía y en general, cómo de feliz te hace sentir. Expresar los sentimientos no cuesta tanto y alegra la vida.

Lucha constante


Es cierto que existen muchos problemas en las relaciones. También no es menos cierto que la convivencia diaria es muy complicada y desgasta a las personas. Sin embargo, tenemos que permanecer firmes por nuestros sueños y si amamos de verdad, luchar constantemente por mantener esa llama del amor de cuando éramos novios. Solamente de esta forma, evitaremos perder a la persona amada y si la perdemos, al menos nos esforzamos con todas nuestras fuerzas por evitarlo.

Por último, me gustaría decirles a aquellas personas que están atravesando malos momentos en sus relaciones que al final todo sale bien y siempre les salen bien las cosas, a las personas que desean algo con todo su corazón. Nunca se rindan y que tengan la máxima felicidad en el matrimonio que puedan disfrutar.

Felicidad en la vida 2012-2015. Con la tecnología de Blogger.