viernes, 20 de febrero de 2015

Relación entre felicidad y libertad

La relación entre felicidad y libertad implica un paso más allá en el apasionante mundo del conocimiento humano, ya que, todos nosotros en algún momento de nuestra vida nos hemos realizado todo tipo de preguntas que nos aproximan a la poderosa realidad de ser felices.

Nos pasamos la vida realizando todo tipo de acciones cotidianas, sin plantearnos exactamente dónde reside la verdadera alegría de nuestra vida y por este motivo, no somos del todo capaces de responder con prontitud a cual es la relación entre felicidad y libertad.

Los hay, sin ir más lejos, que consideran que no se puede alcanzar aquello que no se puede entender. Otros por el contrario desisten debido a la dificultad que entraña superarse a ellos mismos y conquistar ese bienestar que tanto merecieron.

Unos y otros se equivocan y a la vez, tienen parte de razón al mismo tiempo.

Cuando somos libres, entendemos que la alegría de nuestra vida depende de todas y cada una de las decisiones que diariamente elegimos. Por este motivo, la capacidad de elección es una de las herramientas más poderosas que existen para conocer la verdadera posibilidad de vivir alegres y en plenitud, como nunca antes imaginamos. No obstante, existen diferentes impedimentos que hacen un tanto más compleja esta comprensión, como por ejemplo:
  • Tener o no tener pareja no influye en nuestra capacidad de conocer la felicidad, porque esta última reside en el interior de cada individuo y no al lado de nadie.
  • Contar con un trabajo mejor pagado tampoco repercute necesariamente en nuestra capacidad de ser felices. La autentica felicidad reside en sentir la libertad de que estamos haciendo aquello que realmente queremos hacer.
Fuera como fuese, espero que estas breves líneas les ayuden a comprender que depende de nuestra actitud y no de otros factores entender la relación entre estos dos conceptos maravillosos que tanto nos pueden alegrar la existencia.

domingo, 8 de febrero de 2015

Felicidad no es igual a plenitud

Felicidad no es igual a plenitud debido a que esta primera es un estado mental, que alcanza el individuo cuando se muestra alegre con sus circunstancias vitales.

Hablar de felicidad no quiere decir que se hable de plenitud

Sucede este fenómeno, sentirse feliz, cuando cualesquiera de nosotros nos encontramos en armonía con nosotros mismos y nuestro entorno. Ya que, son muy variadas las circunstancias del ambiente exterior que pueden llegar a afectarnos considerablemente.

Ambos términos presentan un objetivo idéntico. No obstante, diferentes personas pueden no reaccionar del mismo modo a idénticas situaciones.

¿Somos diferentes los unos respecto a los otros, no?

Felicidad no es igual a plenitud porque los seres humanos tendemos a vivir en armonía, pero no siempre ésta es realmente alcanzable. Imagina por un momento situaciones como las que se exponen a continuación:
  • Vives en un bloque de pisos y tienes la mala fortuna de tener unos vecinos enormemente ruidosos que no hacen otra cosa que salir de fiesta. Llegas cansado a casa después de un duro día de trabajo pero te encuentras con ruidos a deshoras que te impiden dormir.
  • Pones todo tu empeño para que la relación de pareja en la que te encuentras sumergida llegue a buen puerto. Sin embargo, diferentes factores como los horarios que tenéis hacen que os veáis cada vez menos y la relación fracasa.
  • Llegado un momento decides dar el paso de casarte con esa persona de la que estás enamorada, pero descubres que te está siendo infiel y todo tu mundo se desmorona por completo.
Sí, son situaciones que suceden con mucha frecuencia y que interrumpen esa armonía que de manera cotidiana todos tenemos.

La solución es bien sencilla, seguir adelante y no rendirse.

Conceptos parecidos pero no idénticos

1.- ¿Qué te hace sonreír cada día? ¿Familia, amigos, trabajo, éxitos personales? Cualquiera de estos aspectos es verdad que influye en tu estado de ánimo pero no por ello tienes por qué alcanzar la plenitud que tanto buscaste. El mero hecho de estar felices no indica que lo tengamos todo, simplemente que tenemos que seguir peleando por conquistar de forma más permanente la posibilidad de ser felices.

2.- ¿Qué te apasiona? ¿Cocinar, salir al campo, pasear a tus mascotas, tus hijos? Con frecuencia confundimos pasión con plenitud y consecuentemente, alegría con esta última. No hay que mezclar conceptos, una pasión es aquello que nos encanta, enamora y que tanto nos gusta hacer.
Claves para diferenciar los conceptos

Estar enamorado puede entender como vivir en plenitud. Sin embargo, pueden faltar determinados aspectos: un trabajo fijo o mejor remunerado, dejar de vivir de alquiler, independencia económica de nuestra pareja, materializar sueños que teníamos de pequeños, colaborar con organizaciones de índole social o benéficas, etc...Es decir, todo depende de la vara de medir dónde la pongamos y lo que sea importante para nosotros.

Ten muy presente que solamente tú, decides cómo te sientes y lo que es realmente importante para tu vida o no.

Sea como sea y hagas lo que hagas, asegúrate de que te aporte felicidad, que al fin y al cabo, eso sí que es importante.