Felicidad es no tener miedo porque no importa cómo de grandes resulten los obstáculos, mientras seas consciente que no hay muro capaz de impedirte conquistar eso que tanto deseas.

Felicidad significa no tener miedo

¿Qué es lo que se interpone entre tú y la vida feliz que durante tantos años has buscado?

¿Tus circunstancias?

¿Tu entorno más próximo?

¿Dificultades económicas?

En realidad, todas aquellas cuestiones guardan una relación más o menos profunda con el miedo.

El miedo frena la posibilidad de ser felices.

¿Tienes idea de cuántas personas tienen miedo?

¿Te imaginas que a partir de mañana te levantas y ya no cuentas con esa losa tan terrible que te dificulta conseguir la vida que mereces?

Fuera como fuese, me gustaría compartir contigo algunos sencillos consejos para que puedas entender, de una vez por todas, que la felicidad es no tener miedo.

¿Por qué?

En primer lugar, porque cuando queremos algo de verdad, de corazón, nos resulta complicado no sentir esa extraña sensación que todos nosotros conocemos como miedo.

En segundo lugar, porque el miedo nos impide avanzar y lograr nuestros objetivos.

¿Estás de acuerdo?

En ese caso, seguiremos.

¿Alguna vez has sentido que personas de tu alrededor te impedían conquistar tus sueños?

Si eres una de esas personas que quieres terminar con el miedo de una manera eficaz, pudiendo ser más feliz desde ahora, por favor, sigue leyendo.

Define un plan de acción

Aunque pueda parecer difícil no tener miedo, con la práctica y definiendo con claridad un plan de acción, podemos conquistar la posibilidad de ser felices sin ningún tipo de miedo.

Mantener una actitud positiva

La persona que cuenta con una marcada actitud positiva, suele enfrentarse de mejor manera o al menos de forma mucho más óptima a los diferentes retos que se le pueden presentar en el camino.

Abandona el negativismo y comienza a disfrutar la posibilidad de conocer la felicidad duradera.

Ahora tú, conoces los ingredientes para disfrutar de tu vida sin miedo.

¿Te animas a aplicarlos?  
Hoy me gustaría hablarles acerca de la felicidad en el matrimonio. Como les apuntaba ayer en la felicidad depende de nosotros mismos, tenemos la obligación de amarnos porque éste es el principio de toda relación sana. No obstante, pueden existir personas para las que no sea posible conquistar la felicidad plena sin el apoyo de una pareja u otra persona para caminar por la vida.

Cómo conquistar la felicidad en el matrimonio

Cuando conocemos a esa persona con la que compartirlo todo y estamos convencidos de que es la persona correcta como para dar ese gran paso, el matrimonio, se plantean numerosos problemas. Entre ellos, el principal vendría a responder a cómo conseguir la felicidad en el matrimonio, ya que, no todas las personas disfrutan de una convivencia alegre y feliz.

¿Conocen algún caso de parejas que aunque conviven juntos no son plenamente felices?

Fuera como fuese, me gustaría compartir con ustedes algunos sencillos consejos para lograr esta difícil misión.

Aceptar las diferencias


Mujeres y hombres somos diferentes y eso nadie puede discutirlo. También lo somos en manera de pensar, interpretar emociones y sentir. Ellas, son mucho más emocionales y los hombres un tanto menos. Sin embargo, para que una pareja tenga un feliz matrimonio ha de aceptar las diferencias de la otra parte y saber apreciar aquellos detalles que merecen verdaderamente la pena.

Autenticidad


Hace muchos años, cuando estaba en la escuela, tenía un profesor que recuerdo nos insistía mucho en cómo de importante es ser auténticos. Durante mi infancia no lograba entender el significado de esta palabra, pero hoy en día si he podido comprobarlo. Necesitamos ser auténticos con nuestra pareja, si hay algún comportamiento que no nos agrada tenemos que expresarlo y buscar un punto de armonía común en la convivencia dentro del matrimonio.

Aceptar el pasado


Se trata probablemente de una de las tareas más complicadas de llevar a la práctica. No tenemos ningún derecho a criticar la vida pasada de nuestra pareja, atormentarnos por cosas que hizo ni reprochar nada, el pasado, pasado está. En lugar de ello, debemos destinar nuestros esfuerzos a saber apreciar lo maravilloso que tiene nuestro matrimonio, y afrontar el presente con optimismo.

Confianza


La felicidad en el matrimonio no es una tarea imposible de lograr. Recibo muchas consultas, casi todas ellas derivadas de inseguridad de algunas de las partes. Sin embargo, se trata de un criterio de personalidad que nos define y tenemos que aprender a confiar en nuestra pareja, porque solamente así podremos disfrutar de una relación sana y feliz al lado de aquella persona.

Decirle lo mucho que quieres a tu pareja


El tiempo hace que las relaciones se desgasten y se deterioren. Un ejercicio realmente bueno para mantener la llama del amor es decirle y no solamente con palabras, lo bien que te sientes a su lado, cuánto te gusta su compañía y en general, cómo de feliz te hace sentir. Expresar los sentimientos no cuesta tanto y alegra la vida.

Lucha constante


Es cierto que existen muchos problemas en las relaciones. También no es menos cierto que la convivencia diaria es muy complicada y desgasta a las personas. Sin embargo, tenemos que permanecer firmes por nuestros sueños y si amamos de verdad, luchar constantemente por mantener esa llama del amor de cuando éramos novios. Solamente de esta forma, evitaremos perder a la persona amada y si la perdemos, al menos nos esforzamos con todas nuestras fuerzas por evitarlo.

Por último, me gustaría decirles a aquellas personas que están atravesando malos momentos en sus relaciones que al final todo sale bien y siempre les salen bien las cosas, a las personas que desean algo con todo su corazón. Nunca se rindan y que tengan la máxima felicidad en el matrimonio que puedan disfrutar.

La felicidad depende de nosotros mismos pese a que algunos se empeñen en considerar lo contrario. Tal y como se expone en tu felicidad no depende de otra persona, para ser felices tenemos que contar con una actitud optimista, vitalista y jamás abandonarnos al pesimismo.

¿Por qué depende la felicidad de nosotros mismos?

¿Por que nuestra felicidad depende de nosotros mismos?

El concepto de felicidad es mucho más que una emoción. Se trata de un sentimiento capaz de hacernos vibrar y disfrutar de vivencias increíbles como pudieran ser las siguientes:

  • Caminar por la calle de la mano de la persona amada. ¿Acaso existe algo mejor que estar enamorados y ser correspondidos? Difícilmente pudiéramos sentirnos tan realizados con algo tan sencillo y complejo a la vez como el amor.

  • Compartir momentos tiernos en familia. Todos nosotros como individuos sociales que somos, necesitamos de la compañía del grupo para sentirnos en plenitud. ¿Piensan que habría una emoción más intensa que pasar un buen rato en familia?


Lo cierto es que existen casi infinidad de situaciones que si las pensamos por unos instantes, llegamos a una conclusión inequívoca, y esta es que nos llenan de alegría.

Alimenta tu vida y tu realidad


Aunque no me considero en posesión de la razón absoluta ni tampoco lo pretendo, los hay que piensan en ser felices en pareja o que sin otra persona no podrán alcanzar la vida que merecen y bajo mi punto de vista, se equivocan. Nuestra felicidad comienza y termina en nosotros mismos por los siguientes motivos:
  • Ser felices no depende de tener o no pareja: podemos tener pareja y sentirnos enormemente infelices o incluso no estar en absoluto felices. Para estar bien en pareja y disfrutar de la vida con otra persona, primeramente tendremos que valorarnos, aceptarnos y querernos a nosotros mismos. Solamente así y partiendo de esta premisa tan básica, conquistaremos la verdadera felicidad que merecemos.

  • Actitud y más actitud positiva: es cierto que todos nosotros nos enfrentamos a momentos complicados durante el caminar de la vida, pero la vida consiste en eso, luchar y seguir peleando día tras día. Por este mismo motivo, se necesita de una actitud totalmente positiva para afrontar las adversidades y cómo no, también para darnos cuenta que la posibilidad de ser felices nos corresponde a nosotros mismos. De igual manera, no serlo será también una decisión que tomaremos cada uno de nosotros.

  • Aceptarnos y querernos tal como somos: recibo todo tipo de consultas en este sentido. ¿Por qué no me quiero? , ¿Qué puedo hacer para quererme más? Y otro montón de cuestiones muy parecidas. No existe ningún tipo de truco de magia que se pueda aplicar a estos casos, simplemente hay que cambiar nuestra manera de pensar y darnos cuenta de lo especiales que somos. Seguramente tú también cuentas con alguna habilidad que te hace ser 100% diferente al resto.

Espero que estas líneas les ayuden a comprender que nuestra felicidad comienza estando conformes con nuestra propia realidad y no dependerá de ninguna otra persona.

He pasado tanto tiempo esperando alguien como ella, que desde que la conocí allá por el pasado mes de Octubre no doy crédito. Es como si esa compañera de viaje o vida con la que desde pequeño soñé de repente hubiese aparecido frente a mi sin buscarlo.


Me siento estupendo, mejor que nunca y no pienso permitir que nada ni nadie nos separe. Y es que tengo claro que me hace tan feliz que esta noche solamente quiero darle las gracias y compartir con todos vosotros unos pequeños consejos acerca de cómo mantener la felicidad en pareja.

Antes de hacer esto, muchas gracias a esa perrita tan canija que me hace brillar los ojos de solo recordarla y a ti, P...., por llegar a mi vida espero que para quedarte hasta que seamos viejitos, princesa.

Dicho esto comparto con todos vosotros unos pequeños tips para que podáis ser tan felices como lo estoy siendo yo.

No caer en la rutina

Basta una simple visita a algún amigo que por ejemplo, no esté atravesando su mejor momento para alegraros la tarde. La rutina estropea las relaciones y siempre que podáis tenéis que buscar actividades diferentes, y esto no quiere decir que tengáis que tirar del monedero, la cartera ni nada parecido.

Dormir juntos

Os parecerá una tontería pero el amor verdadero se demuestra a la hora de dormir juntos. Distintos estudios realizados sobre todo en USA vienen a afirmarnos que en función de cómo dormimos con nuestra pareja existe o no, una mayor afinidad, confianza, cariño y todo aquello que engloba a esa palabra maravillosa, el amor.

Construir un proyecto sólido común

Conozco personas ciertamente cobardes incapaces de luchar por aquello que quieren. Cuando tienes un sueño, como tenía yo desde niño, de conocer esa mujer diferente, no imaginaba que llegaría en este año pasado 2014. No obstante, cuando llega hay que ser capaces de luchar por crecer uno mismo en lo personal, profesional o como queráis llamarlo pero no dejar de hacerlo juntos. Solamente así, la relación de pareja terminará en buen puerto.

Afrontar las dificultades juntos

Es verdad que vivimos un tiempo complicado sobre todo en cuanto a economía se refiere. Sin embargo, cuando dos personas quieren estar juntas como es nuestro caso son capaces de anteponerse a estas dificultades, organizarse y construir una vida en común.

Plena confianza

Si os soy sincero para bien o para mal tengo la fortuna de tener a mi lado una mujer impresionante de los pies a la cabeza. Por encima de todo es una mujer y aunque a veces me ha costado por todo lo que me trasmite, cuenta con mi plena confianza para todo, sin ningún tipo de condición ni objeción alguna.

Una relación sana es la que conversa

Hablar nunca hizo daño a nadie siempre y cuando no digas cosas de las que pudieras arrepentirte porque no las sientas. En mi caso, he sido un poco torpe con ella por momentos pero voy mejorando progresivamente y espero lograr serlo menos con el paso de los días.

Se dan las buenas noches

Parecerá una tontería pero un gesto tan cotidiano como darse las buenas noches es sinónimo de que estás pensando en la otra persona, la recuerdas y la tienes contigo. No se olviden de dar las buenas noches a esa persona especial que tengan en sus vidas.

En resumen, gracias por existir y llegar a mi vida cuando creí que nunca llegarías P.... :) 

Lograr la felicidad ha dejado de ser un mito al alcance de solamente los sueños de unos pocos para trasformarse en realidad objetiva, comprensible y alcanzable. Cada uno de nosotros estamos aquí con un propósito de vida y recorremos senderos que en ocasiones pueden ser enormemente dolorosos.


cómo lograr la felicidad

Lograr la felicidad no tiene secretos

Probablemente hayas atravesado todo tipo de situaciones adversas que te han impedido conquistar la felicidad tanto personal como colectiva que tanto añoraste. Sin embargo, se trata de una experiencia que pese a que prácticamente todos nosotros la tenemos que vivir, no pasa absolutamente nada porque es sencillamente eso, una experiencia o si lo prefieres una vivencia más.

Seguidamente, me gustaría compartir con todos vosotros amigos lectores unas pequeñas pautas a modo de consejos para que comprendáis que no existen secretos en este importante reto de lograr la felicidad:

Acepta el emocionante desafío de vivir

Todos buscamos una meta por la que luchar. Para algunos pueden ser simplemente aspiraciones personales o conquistas por las que esforzarse. En cambio, para otras personas podrían ser dirigirse hacia diversos caminos que les aproximen o no hacia la felicidad interior.

Fuera como fuese, tenemos que aceptar este increíble reto y a la vez, desafiante de vivir la vida sin permitir que la tristeza se apodere de nuestra realidad.

Establece tus límites, aprende a decir no

A menudo recibo todo tipo de consultas por parte de lectores que no saben o no pueden poner una serie de límites en sus vidas. Son personas que tienden a ayudar a las demás sin saber exponer que existen situaciones de las que no quieren participar.

Uno de los ejemplos más característicos es el de todas aquellas personas, quizás incluso conozcas alguna de estas que no saben decir que no. Pues bien, el principal consejo que les diría a estas personas es algo tan sencillo como decir no, no y no, todas las veces que consideren oportuno que deben hacerlo.

Ten en cuenta que se trata de una de las mejores maneras que conozco para definir dónde se encuentran los límites.

Celebra tus conquistas

Pasamos mucho tiempo dedicando todo tipo de esfuerzos para lograr unos objetivos determinados. No obstante, no siempre somos verdaderamente capaces de celebrar estos resultados. Si en un momento dado de tu vida lograste algo que piensas te implicó un esfuerzo notable, celébralo porque se trata de una forma estupenda de lograr la felicidad que tanto mereces.

No busques a otra persona para que te aporte felicidad

Existe la falsa creencia popular de que cada uno de nosotros estamos incompletos y necesitamos de otra persona, para ser plenamente felices. Bajo mi experiencia, ser felices o no, no dependerá de tener a nuestro lado a nadie porque solamente es una falsa creencia que está en nuestra mente pero es irreal, es un invento.

En lugar de buscar a ese alguien, si quieres llamarlo especial puedes llamarlo así, preocúpate de destinar tus esfuerzos para quererte más. Recuerda que ser feliz nace de tu pensamiento, y es una actitud con la que enfrentarte a los diferentes días que vives. 
La relación entre felicidad y libertad implica un paso más allá en el apasionante mundo del conocimiento humano, ya que, todos nosotros en algún momento de nuestra vida nos hemos realizado todo tipo de preguntas que nos aproximan a la poderosa realidad de ser felices.

Nos pasamos la vida realizando todo tipo de acciones cotidianas, sin plantearnos exactamente dónde reside la verdadera alegría de nuestra vida y por este motivo, no somos del todo capaces de responder con prontitud a cual es la relación entre felicidad y libertad.

Los hay, sin ir más lejos, que consideran que no se puede alcanzar aquello que no se puede entender. Otros por el contrario desisten debido a la dificultad que entraña superarse a ellos mismos y conquistar ese bienestar que tanto merecieron.

Unos y otros se equivocan y a la vez, tienen parte de razón al mismo tiempo.

Cuando somos libres, entendemos que la alegría de nuestra vida depende de todas y cada una de las decisiones que diariamente elegimos. Por este motivo, la capacidad de elección es una de las herramientas más poderosas que existen para conocer la verdadera posibilidad de vivir alegres y en plenitud, como nunca antes imaginamos. No obstante, existen diferentes impedimentos que hacen un tanto más compleja esta comprensión, como por ejemplo:
  • Tener o no tener pareja no influye en nuestra capacidad de conocer la felicidad, porque esta última reside en el interior de cada individuo y no al lado de nadie.
  • Contar con un trabajo mejor pagado tampoco repercute necesariamente en nuestra capacidad de ser felices. La autentica felicidad reside en sentir la libertad de que estamos haciendo aquello que realmente queremos hacer.
Fuera como fuese, espero que estas breves líneas les ayuden a comprender que depende de nuestra actitud y no de otros factores entender la relación entre estos dos conceptos maravillosos que tanto nos pueden alegrar la existencia.
Felicidad en la vida 2012-2015. Con la tecnología de Blogger.

Hasta pronto!