Felicidad cuando tu me miras

Felicidad cuando tu me miras, porque existen pocas cosas mejores en esta a veces triste, dura y complicada vida que compartir momentos con la persona querida. La plenitud de pasar una tarde de domingo como esta con la mujer amada es probablemente el mejor remedio para la hasta no hace tanto, soledad de mi corazón.

Ejemplo de fotografía para el artículo llamado felicidad cuando tu me miras

Pero no quisiera ponerme triste ni tampoco melancólico, estas líneas no tienen esa intención y simplemente quieren animar un poco a todos aquellos que se sienten un poco solos.

Felicidad cuando tu me miras, siendo las cinco letras de tu nombre lo que durante años busqué sin éxito y ahora que por fin te he conocido me siento...

Extrañas sensaciones me acompañan, como la luz de mi cuarto mientras te pienso y escribo. Positivas todas ellas o eso creo, tanto que no alcanzo a tener palabras suficientes en mi diccionario para agradecerte lo mucho que me estás dando y lo bien que me estás haciendo. Es más, las pocas palabras que tengo resultarían insuficientes para ejemplificar el alivio de esa soledad que durante un tiempo no pude esquivar.

Dijo el ya desaparecido Gustavo Adolfo Bécquer que el alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada, ¿y vosotros amigos lectores estáis de acuerdo con esta cita? Yo, durante un tiempo creí que era algo irreal y ahora por fin, lo entiendo todo.

Amigos lectores y visitantes en general, no tengáis miedo al amor porque aunque podamos llegar a perder la esperanza de encontrar esa persona perfecta para nosotros, con nuestros mismos gustos, aficiones y en general, todo, existe. Por supuesto, para vosotros también hay un alguien especial, nunca dejéis de creerlo.

Felicidad cuando tu me miras, ya sea paseando por cualquier parque de nuestra ciudad, con amigos o simplemente sentados en un banco. ¿Qué más se puede pedir para sonreír y al mismo tiempo, llorar de felicidad?

Caminar, admirar el paisaje, la belleza de tu pelo moviéndose al viento en un día de lluvia, observar los pájaros cantar, pasear tranquilamente por cualquier lugar, la vida son esos momentos y tú me aportas felicidad.

No voy a decir te quiero porque soy de demostrarlo pero con estas sinceras líneas solo quiero recordar a todos aquellos que visitan este sitio que no hay que correr, todo llega y tenemos que ser pacientes; antes o después la vida nos da lo que merecemos y yo además de en cierto modo necesitarte, te merecía. De hecho, fue un poco de casualidad o causalidad según se mire que hace no mucho tiempo te conociera y desde entonces, siento que el universo me guiña el ojo aún más fuerte de lo que ya lo hacía.

Si haces el bien y no lastimas a nadie, la vida te lo agradece de alguna manera y en mi caso ha sido en forma de proporcionarme esa felicidad cuando tu me miras, que durante un tiempo creí demasiado lejos de mi realidad.

Tened en cuenta que uno de los secretos de la felicidad radica precisamente en identificar aquello que queremos ser y una vez que lo tenemos claro, luchar por ello.

Simplemente te quiero darte las gracias por existir y por apoyarme en la conquista de mis sueños.

3 Responses to "Felicidad cuando tu me miras"

  1. Muy bello, todo un signo de amor. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro muchiiiisimo muchisimo que te sientas asi :)
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito sentirse así, que bello tener esos sentimientos por alguien.. la verdad es que hay que saber agradecer al universo esas conspiraciones de felicidad a favor nuestro, claro que sí y tarde o temprano, si nos lo trabajamos, llegamos al punto en el que nos merecemos disfrutar de toda esa felicidad que nos merecemos.. Gracias por compartirlo! saludos y abrazos!

    ResponderEliminar

Antes de publicarse cualquier comentario ha de ser revisado por el equipo.